6 de noviembre de 2013

ODILO BRAVO



Ficha del entrenador 

Nombre completo 

Odilo Bravo González
Fecha de nacimiento 1 de Septiembre de 1916
Lugar de nacimiento O Carballiño (Ourense)
Total partidos20
Partidos ganados5
Partidos empatados4
Partidos perdidos11
Temporadas en el club1  (1952-53)



La temporada 1952-53 estuvo marcada por una serie de circunstancias que a punto estuvieron de llevar al equipo a segunda división. Se celebraron elecciones a la presidencia del club, proclamándose Manuel Prieto Pérez como nuevo presidente.

Hasta el 10 de julio de 1952 no contrató al Celta un nuevo entrenador. La elección recayó en Odilo Bravo González, pasando Roberto Rodríguez Ozores a asesor deportivo y preparador físico.

Odilo Bravo que dirigía la Escuela de entrenadores de futbol de Catalunya y entrenaba al Universitario de Barcelona, había nacido en la parroquia carballinesa de Anllo en 1916, y tenía solamente 36 años.   
Futbolísticamente, las primeras patadas a un balón las había dado en equipos de Vigo, el Poio, el Rápido Alameda, Rápido de Bouzas y Peña Colón. De este último equipo habían salido entre otros Guimerans y Santoro, jugadores que también habían jugado en el primer equipo del Celta.    

Odilo Bravo (derecha), junto al presidente del Celta, Manuel Prieto

Odilo Bravo adquirió el título de entrenador regional en Cataluña en 1950, y el título nacional en Burgos en 1951 antes de llegar al Celta de Vigo un año más tarde. Algo que llamaba poderosamente la atención era el amor que Odilo sentía por el equipo celeste, algo de lo que en Vigo ya eran conscientes antes de su llegada.

Pero aunque su amor fuera eterno a los colores celestes, su estancia profesional en el club no sería muy larga.

Manuel Prieto, tras asentarse en el club, cerró una gira por América, que a la larga a punto estuvo de provocar el descenso del equipo, que con el cansancio acumulado por la gira no empezó bien la temporada.
El Celta viajó por Cuba, El Salvador y Guatemala, donde tuvo que jugar varios partidos amistosos con el resultado de tres victorias, dos empates y otras tres derrotas. La gira no estuvo exenta de cariño y un gran recibimiento por parte de los anfitriones, incluso llegaron a pisar suelo neoyorquino, donde los célticos se sorprendieron por el intenso tráfico y la rapidez de su ciudad.
Fue un viaje lleno de anécdotas, finalizado con un caluroso recibimiento en tierras gallegas el 31 de Agosto de 1952.
Odilo Bravo gozó de aquel viaje con el equipo que más quería, estaba cumpliendo un sueño que se vio perjudicado por aquel viaje a tierras americanas. Los jugadores llegaron a Vigo demasiado relajados y sin tiempo para preparar una pretemporada competitiva, algo que les pasó factura en las competiciones oficiales.

Al regreso de la gira, cuando apenas quedaban quince días para el comienzo de la liga, Odilo concentró a la paltilla en A Cañiza hasta la víspera del primer partido del campeonato. Al “stage” no llegaron a ir todos los jugadores, dado que algunos acusaban problemas físicos.
Fueron unos días en A Cañiza que sirvieron de bien poco, pues al o largo de la liga varios habrían de ser los jugadores que irían cayendo con problemas musculares, por lo que a lo largo de la temporada se vivió un auténtico clavario, manteniéndose la incertidumbre del a permanencia hasta la conclusión de la fase de promoción.

Fueron unos inicios de temporada nefastos, con derrotas en Balaídos ante el Espanyol y  en Mestalla contra el Valencia C.F.
El equipo entraría en una fase de aturdimiento total, sin reacción ante los resultados adversos, recibiendo contundentes goleadas ante el Athletic de Bilbao, Atlético de Madrid, Real Sociedad, Espanyol y Oviedo, lo que le llevaría a correr riesgos situados en los puestos de descenso

Dicha situación obligó a Odilo a tomar la decisión de dimitir en la vigésima jornada de liga, tras el derby ante el Deportivo en Riazor, que finalizó (3-2) para los locales.  
El entrenador ourensano se justificó ante los medios con las siguientes palabras: "Ceso como entrenador del equipo no por miedo, sino por comprensión. Las cosas en el Celta podrían ir mejor ahora".
El puesto del orensano fue cubierto por Armando Márquez, quien a su vez sería sustituido por Luis Urquiri más adelante. El Celta eludió el descenso tras jugar la promoción. No por méritos deportivos, sino por la renuncia del España Industrial, lo que permitiría al conjunto vigués seguir entre los grandes de nuestra liga.

Este fue el triste final de un enamorado al escudo de nuestro club. Odilo Bravo no quiso permitir que el Celta perdiese la categoría y dimitió a tiempo para evitar una hecatombe deportiva.

Posteriormente volvería a entrenar en primera división, al Espanyol en la campaña 1954-55.

Odilo Bravo González falleció en Málaga el 16 de Febrero de 2004, arropado por sus seres queridos. Recibió sepultura al día siguiente en el cementerio de Málaga.


TRAYECTORIA CON EL CELTA

1952-53:  1ª División

20  partidos
5  Victorias
11 Derrotas
4 Empates
35 Goles a favor (1,75 por partido)
52  Goles en contra (2,60 por partido)
Progresión de puntos media en Temporada completa: 36,10 (3 ptos por victoria, 38 partidos)










* Fuentes: (Historia del Celta FV, LFP, Alberto Fernández – Estadísticas , Fame Celeste, Arefe Mundoforo , BD de Fútbol , Técnicos de Fútbol y Superforo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada