3 de enero de 2010

HRISTO STOICHKOV



Ficha del entrenador
Nombre completo Hristo Stoichkov 
Fecha de nacimiento 8 de febrero de 1966
Lugar de nacimiento Plovdiv, Bulgaria
Total partidos17
Partidos Ganados7
Partidos Empatados1
Partidos Perdidos9
Temporadas en el club2  (2006-07)

Hablar de Hristo Stoichkov es hablar del mejor jugador búlgaro de la historia. Ganador de la bota de oro en 1990, del balón de oro en 1994, guió a la selección búlgara a su mayor logro deportivo siendo semifinalista en el mundial de Estados Unidos celebrado en 1994. Del Hristo futbolista nunca se olvidará su velocidad, su olfato de gol y su carácter, que le costó más de un disgusto, pero que era el combustible indispensable de su juego. Con 15 años ya jugaba en la Segunda División búlgara y con 18 llegó al mejor equipo de Bulgaria, el CSKA de Sofía. Sin embargo, su reconocimiento internacional llegaría en el Barcelona, con quién jugaría desde 1990 hasta 1998, salvo la temporada 1994-95, donde probaría suerte en la Seria A de la mano del Parma.

Con el Barcelona conquistaría 6 Ligas, 4 de ellas de forma consecutiva, y 1 Copa de Europa, siendo uno de los emblemáticos componentes del equipo entrenado por Cruyff y denominado "Dream Team", términa en voga por aquellos tiempos gracias a la selección estadounidense de baloncesto que maravilló al mundo en las Olimpiadas de Barcelona. Tras su marcha de Barcelona, también rodeada de polémica, regresó a Bulgaria para jugar en el CSKA, pero duraría poco. Stoichkov comenzó un tour que le llevó a jugar en Arabia Saudita, Japón y finalmente Estados Unidos, retirándose defintivamente en 2003 en el DC United de Washington, donde ya ejercía como segundo entrenador.

En 2004 comenzó su carrera como entrenador, dirigiendo a la selección búlgara. Los resultados no fueron los esperados, el combinado del este europea no atravesaba su mejor momento y no estaba sobrado de talento. Stoichkov tampoco lo conseguió exprimir. En abril del año 2007, tras una malísima racha de resultados, el Celta prescindió de Fernando Vázquez. Fueron varios los nombres que sonaron para sustituír al de Castrofeito, pero la sorpresa saltó en la tarde del 10 de abril de ese año. El sustituto era Hristo Stoichkov. Por delante tenía 9 jornadas para sacar al Celta de los puestos de descenso.


Su llegada fue una explosión de júbilo colectivo. Los aficionados vigueses lo recibieron como el salvador. A su llegada a Peinador acudió un nutrido grupo de aficionados que lo agasajaron con abrazos y buenos deseos. Stoichkov sabía que tenía a la afición metida en su bolsillo y en su rueda de prensa no dudó en ponerse la camiseta del Celta.


Quiso el destino que su debut como entrenador de club fuese en un derby entre el Celta y el Deportivo en el estadio de Balaidos. La megafonía de Balaidos lo recibió al grito de "Hristo de la victoria". Y ese dia se ganó. El Celta no jugó especialmente bien, aunque fue superior al Deportivo, y se llevaría la victoria por 1-0, con gol de Baiano.


El "efecto Stoichkov" solo lo fue en el terreno mediático, donde el Celta llamó la atención de muchos medios nacionales e internacionales, y también por la venta de camiestas con el número 8 y el nombre de Stoichkov en el costado, todo un éxito que el club intentó exprimir.

La euforia se desató, pero el llamado "Efecto Stoichkov" duraría poco. A la victoria en el derby sucederían 5 derrotas en los siguientes partidos que llevarían al Celta al abismo. Sólo un milagro podría salvar al Celta. El propio Stoichkov indicó en la rueda de prensa posterior a la quinta derrota ante la Real Sociedad en Anoeta que a veces era bueno dar un paso atrás para avanzar con más fuerza, dando por hecho el descenso a Segunda División.

Hasta entonces, Stoichkov había demostrado poco como entrenador. Tampoco su talante sentaba bien en el vestuario, donde se encontró con los jugadores de más carácter de la plantilla, algunos de los cuales fueron apartados. El Celta afrontaba las tres últimas jornadas sabiendo que el reto era practicamente imposible.

Y lo fue, aunque el Celta sacó coraje y llegó a la última jornada con opciones, luego de ganar en casa al Betis, rival directo, con un penalty postrero transformado por Baiano y dar la campanada en la penúltima jornada ante el Atlético en el Calderón. El Celta se presentó en la última jornada sabiendo que debía ganar al Getafe y esperar que el Betis o el Athletic no lo hiciesen en sus respectivos encuentros.

En un Balaídos abarrotado, el club puso las entradas a 2 euros para que el equipo se sintiese acompañado, el Celta no falló y venció al Getafe. Durante unos minutos estuvo salvado, pero las noticias que llegaban de Santander no eran alentadoras. Racing y Betis firmaron un pacto de no agresión y el partido parecía un amistoso, con un Racing plagado de juveniles el partido se llegó incluso a interrumpir para homenajear a Pablo Alfaro, que se retiraba aquel dia. En cuanto el Celta se adelantó ante el Getafe, el Betis marcó 2 goles en cinco minutos, ambos de un ex-celtico, Edu. Más claro fue el partido del Athletic que derrotó con facilidad al Levante. Unos meses después se supo que aquel partido había estado amañado, pero no pasó nada.

Con el Celta en Segunda, Stoichkov no perdía la ilusión. Se trajo de Bulgaria a Zanev, que era, en teoría, un prometedor lateral zurdo que había sido internacional de la mano de Hristo. También llamó a Antonio López para ejercer como segundo entrenador y hombre de confianza. El club le dió un gran poder. Mouriño había anunciado su deseo de aplicar el modelo inglés con entrenadores que ejercen como general managers, pero su intención contrastaba con la decisión de fichar a un director deportivo de perfil alto como Ramón Martinez. Ese matrimonio nunca funcionó.


Fue una pretemporada muy agitada. Varios jugadores recibieron ofertas interesantes de otros clubes y presionaban para salir, mientras que Stoichkov se mantenía inflexible a la hora de fijar el precio por el que deberían salir del club. A la hora de la verdad, ningún equipo pagó la cláusula de ningún futbolista y todos fueron vendidos a precios bastante económicos. La polémica, que persiguió al búlgaro durante su carrera como futbolista, no le fue ajena en su etapa celtiña. Lequi, Contreras y Perera fueron apartados del equipo y no contaban con ningún minuto, si bien se entrenaban con el grupo.

La temporada que debía ser la del retorno a Primera del Celta comenzó mal, un empate ante el Córdoba y dos derrotas consecutivas en Castalia y en Balaidos ante el Eibar, unido al pobre juego del Celta, desanimaron a la afición. En la cuarta jornada el equipo consiguió su primera victoria, ante el Poli Ejido a domicilio y una semana después derrotaría al Las Palmas con dos goles de Okkas. Pero el equipo no carburaba. Se habían ganado dos partidos y la afición no estaba contenta.

A Stoichkov se le acusó de "entrenar por teléfono" pues era sabido que estaba más tiempo en Barcelona que en Vigo. Incluso llegó a abrir un bar en la ciudad condal durante su estancia en Vigo, lo que daba una idea del tiempo que pasaba en Barcelona. Era muy habitual verle en programas de la televisión catalana, a donde acudía en dias de semana con entrenamiento al dia siguiente. Sin embargo, nadie pensaba en una posible destitución. Otra de las críticas recibidas era que delegaba demasiado en su segundo entrenador, Antonio López, una persona que sabía bastante más del oficio de entrenador que el propio Stoichkov.

Un partido desastroso ante el Elche, con el Celta encajando goles "de tortilla" según comentaría el técnico ilicitano David Vidal, precedió al mejor partido de la era Stoichkov en Segunda. El rival, el Xerez, fue claramente derrotado (3-1) y el panorama de Stoichkov parecía aclararse. Dos dias después, un lunes por la mañana, saltaría la bomba. Un rumor comenzó a sonar con fuerza por Vigo y se trasladó a los medios de comunicación de toda España; Hristo Stoichkov había sido destituído como entrenador del Celta. El estupor inicial fue dando paso a noticias cada vez más fiables. El club anunció una rueda de prensa para esa misma tarde donde estaría el técnico búlgaro.

Este episodio pasa por ser uno de los más bochornosos de la historia celtiña. El técnico se presentó ante los medios para comunicar su dimisión como entrenador del Celta. Según el búlgaro, no soportaba la soledad en Vigo, su familia no estaba aquí, y no soportaba más esa situación por lo que había decidido renunciar al cargo.

Los medios de comunicación, en bloque, no se creyeron la historia organizada entre Stoichkov y Mouriño, y siguieron anunciando que había sido destituído. Meses más tarde, Ramón Martinez, en un descuido en una rueda de prensa, confesó que había sido destituído, y corre el rumor de que la decisión ya estaba tomada dias antes del partido, durante la boda de un familiar de un Consejero celtiña.

El caso es que Stoichkov abandonó Vigo, dejando un mal recuerdo como entrenador y un coche de encargo sin pagar. Aunque suele hablar de su "equipo gallego" en referencia al Celta, no se le ha vuelto a ver por Balaídos. Tras dos años sabáticos, recientemente se ha hecho cargo del equipo sudafricano Mamelodi Sundowns, teniendo como segundo entrenador a Antonio López, que tras su destitución del Celta seguiría como Segundo de López Caro y más tarde se haría cargo del equipo.

Stoichkov, genio y figura, demostró en Vigo que un excelente futbolista, uno de los mejores de la última década del siglo XX, no tiene porque ser un buen entrenador.

TRAYECTORIA

* 2004-07: Selección búlgara
* 2007: RC Celta
* 2009: Mamelodi Sundowns

TRAYECTORIA CON EL CELTA

* 2006-07: (1ª División) Desde la jornada 29
* 2007-08: (2ª División) Destituído en la jornada 7

1ª División

9 Partidos
4 Victorias
0 Empates
5 Derrotas
10 Goles a favor (1,11 por partido)
15 Goles en contra (1,66 por partido)


2ª División

7 Partidos
3 Victorias
1 Empate
3 Derrotas
8 Goles a favor (1,14 por partido)
7 Goles en contra (1 por partido)


TOTAL DE PARTIDOS EN EL CELTA EN LIGA: 16


SU LLEGADA A VIGO



PRIMER ENTRENAMIENTO DE STOICHKOV



SU PRIMER PARTIDO


SU DESPEDIDA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada